Sábado 20 de Enero | 09:43 hs

MARCO A. HIERRO
AL NATURAL

Un gesto para unir al mundo... del toro

Las cuadrillas decidieron el domingo hacer el paseíllo desmonterados en señal de protesta por los ataques sufridos por el mundo del toro. Es un simple gesto, pero encierra un sentimiento de unidad

Un gesto para unir al mundo... del toro

Nace de la preocupación por el cariz que están tomando los acontecimientos. Nace en el seno de las cuadrillas, de los profesionales que ganan su pan de cada día en una plaza y con la vida en juego. Es un simple gesto, con el afán pacífico que siempre ha tenido -aunque le cueste caro en más de una ocasión- el que se viste de plata. Un símbolo, pero que encierra en realidad un grito sobrecogedor de un colectivo de trabajadores que ven cómo peligra el bocado que sus hijos comerán mañana.

El pasado domingo, en Pamplona y ante las cámaras del Plus, las cuadrillas decidieron cruzar el ruedo de la monumental navarra con la montera en la mano. Es un gesto, dicho está, que pasaría desapercibido para el profano sin no cumpliésemos los medios con nuestra obligación de defender su pan, porque también es el nuestro. Ese ademán de humilde descubrimiento encierra también la protesta descarnada de quienes se sienten atacados en esa sociedad que debería defenderlos como miembros que son de pleno derecho. La Tauromaquia está siendo atacada con violencia de todo tipo. Pero quienes sufren el ataque y sus consecuencias son -somos- personas sobre cuya vida y circunstancias no se preguntan quienes visten sus mentiras y sus miserias de animalismo.

A nadie se obliga a sumarse a la causa. En 48 horas y como un reguero de pólvora la propuesta caló en el profesional que vive y siente el toro, que come de él, que vive de él y que por eso lo ama. Funcionaron los mensajes, las llamadas, y el boca a boca tantas veces utilizado para decir picardías se tornó, de repente, en altavoz de unión para un colectivo de personas. Y el mundo del toro gritó a una sola voz.

Lo gritará, si nadie lo remedia, durante toda la Feria del Toro. El llamamiento está lanzado para que todas las tardes vayan destocados los que vistan alamares. Matadores, banderilleros, picadores y hasta mozos de espadas, apoderados y cronistas deberíamos buscar un sombrero para poder destocarnos ante el futuro común. En la conciencia de cada uno está hacerlo o no.

Por eso se me antoja que no es tan difícil alcanzar soluciones para este mal. Mal porque antepone políticas cortinas de humo a la realidad del ser. Mal porque quiere combatir la violencia que no comprende con la que comprendemos todos. Mal porque no ha pensado jamás en el bienestar humano pero sí se erige en defensor de una especie que no necesita defensa alguna. Sólo comprensión. Pero eso requiere un esfuerzo, una mirada al espejo de cada alma y el peligro de que ese espejo nos diga la verdad. Y aquí la verdad es que no hay más verdad que un hombre, un toro y la muerte de por medio para dar fe. Comprendo que dé miedo pero ¿por qué no hace el que no comprende por comprender la libertad...?

Tiene mala solución una lid en la que juegan unos según las reglas y los otros según las suyas. CULTORO se sumará a esta y a todas las propuestas que lleguen a defender la libertad, la dignidad y el pan. Pero esta partida, para que pueda ganarse, deben jugarla los abogados. ¿Cómo los pagamos...?

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos