Sábado 20 de Enero | 10:05 hs

A CONTRAQUERENCIA

Lunes de resaca

Lunes de resaca

Fue una tarde rara, gris, las nubes rompieron en aguacero justo antes del paseíllo y hasta dejaron espacio para que el sol calentara un poco el frio ambiente. No fue una tarde agradable, pero tampoco incomodó demasiado. Igual que la novillada de Paco Medina, ni brava, ni mansa del todo; ni peligrosa, ni de franca embestida, pero que en general ofreció posibilidades dentro de sus muchos matices. Como ese cuarto novillo, que manseó ostensiblemente en el caballo y en una lidia pésima, como las de toda la tarde, pero que llegó a la muleta con una calidad tremenda, con embestidas hondas y llenas de ritmo. Las que supo aprovechar Francisco José Espada en una faena de huella profunda en la arena venteña. ¡Qué largo, qué bajo, qué despacio y qué profundo toreó el madrileño! Su labor, que tuvo sabor, inteligencia, personalidad y mucha torería, fue como un oasis en el desierto de una tarde en la que no parecían encontrarse novillos y novilleros. Apuntó Lama de Góngora en el tercero y dejó detalles de gusto, pero no terminó de dar el paso al frente.

Quizás esa fue la medida de la tarde. Un rato de sol y otro de viento frío; una gran faena y otra nula; un capote roto y una larga preciosa; una gran pelea en el caballo y un suplicio para picar a un manso; un desarme y un pase del desprecio de los que se quedan en la retina; un pinchazo en mal sitio y la más lenta de las estocadas; una embestida sincera y una cobarde huida. Y así estaba la plaza, entre el run-run que emerge de un público expectante ante las cosas buenas que pasaban en la arena y el molesto murmullo que genera el desinterés. Como esas tardes de resaca en las que estás pero no te hayas.

Tal vez eso le pudo pasar a Posada de Maravillas, un novillero al que la gente quiere ver y se marchó sin apreciarlo. Creo que ni él tampoco recordará que ya se presentó en Madrid. Ojalá, que en una semana pueda sacarse la espinita, porque, confieso, es un torero al que he venido siguiendo con bastante interés.

En fin, que estábamos de lunes. Ya mañana, roto el hielo de una nueva semana, será otro día y la resaca habrá pasado. Nos queda mucho San Isidro por delante, pero ya han pasado cosas. Con esto nos conformábamos hace no mucho tiempo.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos