Sábado 20 de Enero | 10:03 hs

A CONTRAQUERENCIA

La otra Puerta Grande

La otra Puerta Grande

No terminaba de salir del estado de conmoción que me provocó la gran tarde que dio Miguel Ángel Perera en Madrid, cuando me encontré en medio otro ambiente, también multitudinario, pero ajeno al taurino, aparentemente. Masas coreando canciones interpretadas magistralmente por una banda compacta, perfectamente armónica, como la cuadrilla de Perera, y un líder entregado, dedicado a lo suyo, la música. Canciones seleccionadas perfectamente para encadenar, una tras otra, la tonada adecuada para el momento perfecto. ¡Como los muletazos de Perera al tercero!

Hubo momentos para la nostalgia, notas con sabor añejo, pero también rifs y solos de guitarra de altos vuelos, descargas de rock tan sólidas, que embistieron con tanta fuerza, que aun retumban en las paredes de una Riviera que rugía con la misma unanimidad que los "oles" de Las Ventas horas antes.

Tuyo siempre, Estadio Azteca, la Flaca, Días Distintos, Alta Suciedad, Te Quiero Igual, Loco, Sin Documentos, Crímenes Perfectos, el Salmón, Paloma son sólo algunas de las muchas canciones que Andrés Calamaro, vestido con la misma camiseta con la que toreó en el tentadero que El Juli, Manzanares y Talavante organizaron hace un tiempo para el Foro de la Juventud Taurina, entonó en versiones frescas, conservando el sabor de siempre, pero todas con un toque distinto, nuevo. Una faena perfecta, redondeada con una estocada en todo lo alto, una imagen de Paco de Lucía cuando cantaba Los Chicos.

Andrés toreó a lo grande, desplegó toda su música al tiempo que hacía gala de su afición por los toros, en imágenes y gestos, como cuando pegaba muletazos al viento con el micrófono o cuando saludaba las ovaciones como si estuviera en medio del ruedo venteño. Sin duda, una noche de Puerta Grande.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos