Sábado 20 de Enero | 10:06 hs

A CONTRAQUERENCIA

El de la linterna

El de la linterna

Hay días en los que, por más que se quiera y se necesite, no es fácil encontrar el camino aunque lo tengamos delante de nuestras narices. Hoy, si bien no hubo una desorientación absoluta, sí es verdad que los novillos ofrecieron más pistas que las que pudieron descubrir los novilleros para salir del túnel. A veces los pasos largos no te llevan más lejos, incluso te pueden desviar del objetivo. Me explico: siempre se ha dicho que "en Madrid, corto y en la mano", ponerse a torear pronto, conectar antes de que aquello se dilate y enfríe. Y sí, es verdad, pero no vale salir a pegar muletazos sin llevar una lidia ordenada que alumbre el camino. Y hoy, casi todos los comienzos de faena fueron más espectaculares que efectivos, palos de ciego. El de Posada de Maravillas, en el sexto, estaba bien encaminado, queriendo someter por bajo al deslucido animal, pero al buen norte le faltó una luz. No se puede someter si no se tiene mando, confianza, seguridad. Posada quiso dar órdenes, pero él fue el primero que no se las creyó. Por eso se quedó a medio camino.

Tampoco llegó muy lejos Román, a quien le pasó algo similar a lo de Posada con el cuarto, y avanzó en buena dirección por la inercia de su garra ante el peligroso primero. Pero no se pisa con demasiada firmeza cuando el camino no se ve con claridad.

A punto estuvo de encontrar el camino Gonzalo Caballero, orientado por un hombre que hoy sacó la linterna: Curro Robles. La encendió con una magnífica lidia justo cuando el manso segundo hacía de las suyas en los primeros tercios, deambulando de un lado para otro, pero metiendo bien la cara en un capote que jamás llegó a tocar y que iluminó el camino del madrileño. Duró poco, dos series de derechazos, algunos buenísimos, por lentos, relajados y templados. Pero la bombilla se fundió al cambiar la linterna de mano. Entonces su impulso se agotó y la marcha se detuvo. Y eso que a Gonzalo no le falta decisión a la hora de dar el paso hacia adelante, de hecho es su mejor arma, lo demostró ante el sexto, pero con este no había camino que recorrer.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos