Sábado 20 de Enero | 10:02 hs

TINTA Y ORO

Tapetes para el toreo

Tapetes para el toreo

Un tapete de algodón rematado con puntilla. Ese fue el soporte elegido por Chillida, Tàpies, Miró, Neruda, Alberti o Pau Casals para transmitir a Picasso su ánimo. Para decirle que no podrían con él. Para arroparle cuando atacaron su obra por pensar diferente.

Acababan de arrancar los setenta y en España ser de izquierdas le sentenciaba a uno más que nunca. Nada mejor para dar un escarmiento que la obra de un artista español universal... y de izquierdas. Dos atentados, uno en la galería barcelonesa Taller de Picasso y otra en la galería Theo de Madrid, destrozaron varios grabados de la Suite Vollard y echaron a perder obras de artistas que nada tenían que ver con Picasso más que el hecho de exponer sus pinturas en una galería que llevaba su nombre, junto a la cual el genio malagueño había vivido durante varios años.

Esos atentados llevaron a pintores, escritores, músicos, cómicos, pensadores y simplemente amigos a pintar sobre tapetes los mensajes de apoyo a Picasso. Su peculiar manera de evitar la censura terminaría convirtiéndose, 40 años después, en un reclamo para los huéspedes del Hotel Mas de Torrent, en Girona, que expone estas obras en distintas estancias del hotel.

Ahora también se ataca a los artistas que piensan diferente, pero los atentados no se perpetran con bombas caseras ni se combaten con mantelitos de algodón. Se ataca a los toreros porque su arte es distinto y se les denigra desde las instituciones, sin nocturnidad ni alevosía, a plena luz, con cámaras y taquígrafos. Y hay quien pretende defenderlos con andanadas demagógicas y partidistas, haciendo creer al personal que el toreo tiene banderas cuando en realidad el arte es universal.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos