Sábado 20 de Enero | 10:01 hs

TINTA Y ORO

Un torero VIP

Un torero VIP

Hay toreros y toreros. Y programas y programas. Sí, qué pasa. La vida es una obviedad en sí misma, no la he inventado yo. Y luego están Israel Lancho y Gran Hermano VIP. Juntos y revueltos.

Dejando a un lado el momento VIP del asunto (si el señor de la picha al aire es una Very Important Person, a mí que me registren... pero sin esa cachiporra, por el amor de Dios), un torero anda suelto en la casa de Guadalix. Y el asunto tiene su guasa, porque genera división de opiniones: unos se acuerdan de Fusilito y otros de la madre que lo parió. A Fusilito y a todos los congéneres que Lancho se ha pasado por el estoque.

A servidora, como le va la marcha, le hicieron falta unos cuantos palillos para sostenerse las pestañas sin dormirse antes de ver al torero entrar en la casa. Ni por esas. Me dormí. Pero hoy le he dado unas cuantas visitas a la web de Telecinco (Ave María Purísima, me pegaré tres lingotazos... digo tres latigazos antes de meterme al catre) y he visto el vídeo de presentación de Lancho y el momento en el que un tal ¿Fede? le deja ser señor. Pobre de él como Olvido Hormigos sea la encargada de batirle los huevos. Lo va a dejar hecho tortilla.

El caso es que Lancho dice que ha entrado a la casa "para que la gente que no es aficionada se acerque más a los toros y a los toreros" (de los 100.000 euros del premio no dice ni mú, pero todo suma). Digo yo que, como la ganadería de Victoriano del Río está a tiro de piedra, podría escaparse y hacerse un toro con la luna. Muy poético todo y tal.

Venga, ahora en serio. Habrá a quien no le guste Israel Lancho como torero. Ni los toreros en general. Ni Israel en particular. Pero si en la casa hay una exconcejala, un periodista, un DJ, un vidente, un dúo musical (o así), un pichalarga, una rubia neumática y una princesa del pueblo, ¿por qué no un torero? Al fin y al cabo, la tal princesa lo es por hacerse churri de un coletudo. Así que está bien que alguien del gremio entre al programa por cambiar las sábanas los viernes.

Dicho lo cual, que Dios reparta suerte, Israel. Y que digan misa, que más cornás da el hambre. Y tú lo sabes.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos