Sábado 20 de Enero | 10:00 hs

NOELIA JIMÉNEZ
TINTA Y ORO

La soledad

Se santiguó varias veces y, tras hacer la señal de la cruz sobre su pecho, marcando con compás cada tiempo, miró hacia el cielo

La soledad

 
Se santiguó varias veces y, tras hacer la señal de la cruz sobre su pecho, marcando con compás cada tiempo, miró hacia el cielo.

Se quedó así, con los ojos clavados en el infinito, apenas un par de segundos, pero serían suficientes para que por delante de ellos pasase toda su vida. Sus primeros juegos, su primer capote de brega, la primera vaca que toreó en sus brazos, las riñas por llegar tarde, los ojos orgullosos de la primera tienta, el primer caballo, el primer brindis, el primer "tú puedes”.

A su alrededor, varios miles de personas. Y él, en cambio, con esa sensación de soledad. Con la melancolía del tiempo que se marchó y a la vez se ha quedado para siempre. Con el deseo de mirar al callejón y verle y el convencimiento de que allí ya no estará él. Y al mismo tiempo, con la felicidad de todo lo que le ha dejado. Con el orgullo de ser su hijo. Con la convicción de que, ahora sí, ahora más que nunca, va a hacer que no quepa de gozo en el cielo.

[Inspirado en el cuadro "La Soledad”, de Camille Corot, perteneciente a la colección del Museo Thyssen-Bornemisza]

 
4
0
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos