Miércoles 28 de Junio | 22:02 hs

EMILIO TRIGO
GRANADA

Un triunfo muy amargo

La terna se fue destrozada por el dolor. Tres orejas para El Fandi y otras tantas para Roca Rey. Enrique Ponce cortó una al cuarto tras dictar una nueva lección.

imagenes
zoom
Un triunfo muy amargo

EMILIO TRIGO / FOTOGALERÍA: LANCES DE FUTURO - ARJONA

 

Enrique Ponce, El Fandi y Andrés Roca Rey hacían el paseíllo en la tarde de este sábado en la Monumental de Frascuelo de Granada dentro de la tercera corrida de toros de la Feria del Corpus. Se lidiaban toros de Santiago Domecq.

El primero saltó al ruedo abanto. Sin celo, ni codicia. Así se comportó el astado en el compuesto saludo del maestro y anteriormente al acudir a cada burladero. Un toro que manifestó pocas fuerzas y brusquedad en la lidia. Se cuidó en varas. Ponce tiró de oficio y tesón ante semejante animal que embestida sin querer desplazarse y tirando un gañafón. Enrique a base de insistir y pulcra técnica le sacó alguna tanda estimable. Más de lo que tenía y merecía el astado. Buena estocada y palmas con el deslucido y desraizado abreplaza.

El granadino recibió a su astado por largas cambiadas en el tercio, chicuelinas y verónicas de mucha expresión. A este le dieron en varas porque el toro tuvo temperamento desde el inicio. Se desplazó con transmisión y bondad sobre todo por el extraordinario pitón derecho por donde Fandi lo cuajó de principio a fin. El toro quería coger la muleta y la siguió hasta final con exigencias. Por el otro pitón, fue distinto, mirón y buscado a media altura. Una faena de Fandila de alta nota con ligazón, temple y gusto que refrendó de "puñetazo" con la espada.Antes la plaza vibró en un precioso quite por lopecinas y un soberbio tercio de banderillas.Dos orejas y Puerta Grande incontestable.

Saludó Roca con suavidad a la verónica a al tercero que embistió con claridad en el capote. Tras la justa vara, interpretó su personal quite con el percal a la espada. Exposición y riesgo ante un toro con pies. Brindó en los medios el peruano a un público entregado a la causa. Faena de muchos parámetros y virtudes donde se mezclaron el temple, la ligazón, la exigencia, la improvisación y el buen toreo. Tal compendio ante un animal al que fue haciendo poco a poco y que terminó entregándose a su matador. Andrés le formó un lío a su antagonista que se desplazada con obediencia y algo distrito al final del muletazo pero tan una poderosa serie con la izquierda el toro se embebió de muleta. Una labor sobresaliente que comenzó con el pases de las flores y poniendo los corazones a mil por horas. Estoconazo y dos orejas a un toro muy toreable.

Enrique Ponce volvió a dictar una nueva clase pedagógica de tauromaquia.Esta vez ante un manso con genio que acusaba sus querencias a chiqueros. El rajado no dejó expresarse al valenciano con el capote pero sin embargo claudicó en capaz muleta. El maestro tras brindar a la parroquia-sin que gustara ese gesto por parte del público- le firmó una inteligente labor. Primero consintió al cuarto y después lo desmintió para posterior implantar su ley. El manso que se defendía tirando hachazos terminó siguiendo la muleta como un dócil. Enrique Ponce se la dejó en la cara para que sólo viera trapo tapando así cualquier salida. Lección de cómo torear tal condición y de cómo componer ante semejante a animal con ligazón envidiable. Espadazo y oreja con petición de segunda tras aviso.

Llegan los ecos del Fallecimiento de Fandiño

A partir de aquí, un servidor dejó de seguir el festejo, por el estado de shock en el que me encontraba, tras confirmarse, la luctuosa noticia sobre el fallecimiento de Iván Fandiño.

El Fandi y Roca Rey no sabían nada de nada. Al granadino, le cogió con el toro en el ruedo y no lo supo, hasta terminar de dar la vuelta al ruedo con su trofeo. A Roca Rey, se lo ocultaron hasta recibir la oreja del sexto, y lógicamente se negó a dar la triunfal vuelta al ruedo.

A todo esto, tras finalizar de acondicionar los operarios el ruedo en el cuarto. El maestro Ponce, conocedor del tema, intentó totalmente roto por dentro de ocultarlo, de cara a sus compañeros que tenían que torear después. Todo esto, entra dentro de la lógica y la normalidad en una situación de desconcierto y abatimiento.

Sin embargo, el Delegado Gubernativo confirmó a quien suscribe, que la Señora Presidenta era conocedora de la tragedia antes de soltar al quinto. ¿Y me pregunto por qué no se interrumpió el festejo en ese justo momento? Con total humildad y lejos de hacer una crítica a nadie, pienso que no hubiera pasado nada, es más, la sensible afición de Granada lo hubiera entendido perfectamente. Con ello, se hubiese evitado tan extraña y dolorosa situación para todos. Y es que la verdad duele. La terna se fue desalentada andando.

 FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros Monumental de Frascuelo de Granada. Tercera de la feria del Corpus. Corrida de toros.

Entrada: Casi lleno en tarde de calor sofocante.

Seis toros de Salvador Domecq.

Enrique Ponce; Palmas y oreja.

El Fandi; Dos orejas y oreja

Andrés Roca Rey; Dos orejas tras aviso y oreja.


 

Galería de fotos
30
2
Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos