Martes 16 de Enero | 16:25 hs

MANIZALES (COLOMBIA)

Operación Triunfo

Hicieron el paseíllo Sebastián Castella, José Arcila y Andrés Roca Rey. Un llenazo acogía el coso colombiano para la ocasión. Roca Rey, única oreja de la corrida de Caicedo.

Andrés Roca Rey aprovechó la ventaja que le otorgó la presidencia, que le cambió el sexto toro, y cortó la única oreja de una corrida en la que la mansedumbre fue actriz principal.

La tarde transitaba por un camino gris. Ni orejas ni vueltas al ruedo. Los toros de vacaciones en las tablas. Parecía que el sexto también iba a mansear. Era un toro bien armado. El pueblo quería emoción. Consultas y movimientos en el callejón, emisarios a palacio, pacto de Benidorm, patatín, patatán.

Si la justificación del cambio fue la mansedumbre, se debieron cambiar, al menos, otros dos.  El reglamento es vagaroso, deja una puerta abierta más grande que la de Alcalá: “El Presidente de la corrida podrá ordenar la devolución de las reses (…) por adoptar conductas que impidieren el normal desarrollo de la lidia”.

El sobrero, el último, de Santa Bárbara, salió a vitrinear. Como no pasaba, el oficio del peruano, con el pitón rozando la piel. Se necesitaban orejas con urgencia. 

La mansedumbre fue un común denominador. Solo el primero de Castella tuvo más recorrido y un mejor final al embestir. El francés no estuvo a la altura: exceso de muletazos por arriba a un toro que humillaba bien. Una faena sin unidad, sin emoción, candidata firme al alzehimer… ¿Cuál Castella? ¿ese Juan Fernando… de cuáles Caicedo será, vos?

José Arcila fue un torero de dos caras. Hielo y volcán. Si el volcán hace erupción en el primero de su lote le habría ido mejor. Presionado por un sector del tendido que coreaba elogios a un toro de medios pases, apostó todo su capital y se lanzó en dos ocasiones a matar… sin engaño. En ambas quedó a merced del pitón. Por fortuna salió ileso. Arcila es un tipo que tiene muy buena suerte. Los que gritaban odas al toro le terminaron regalando una respetuosa ovación.

Síntesis del festejo:

Temporada 63 de la Feria de Manizales. Jueves, 11 de enero del 2018. Quinta corrida. Cielo nublado y gris. Casi lleno. Se lidiaron toros de Juan Bernardo Caicedo (Domecq), con trapío y edad. Mansos, rajados, salvo el primero y quinto. El sexto se cambió por dos sobreros. El primero tuvo problemas de visión y se tuvo que echar un nuevo sobrero, de Santa Bárbara, que tampoco funcionó.

Sebastián Castella: saludo y silencio.

José Arcila: saludo y ovación.

Andrés Roca Rey: silencio y oreja.

La Feria de Manizales finaliza hoy sábado con los toros de Ernesto Gutiérrez en mano a mano para Enrique Ponce y El Juli.

Comentarios
CULTORO PROYECTA SL Contacto Publicidad Aviso legal Política cookies
Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España - redaccion@cultoro.com
Desarrollado por: CMS Peridicos